Ir al contenido principal

“Mi primera patria es mi infancia; la segunda, el lenguaje”: Mohsen Emadi

[Fotografía tomada de: www.escena4.com.mx]

Mohsen Emadi se desplaza por el mundo llevando con él la infancia -que es su patria- y el lenguaje como herramienta para retornar a ésta, para tocarla.
En Hermosillo, ciudad desértica y provinciana que en algo le recuerda al sitio donde se crio, el poeta iraní exiliado en México, enuncia sus porqués de la poesía, “la poesía busca nombrar las cosas por primera vez, ir al punto donde empezó la historia por primera vez”. En otras palabras: la poesía para contar lo que no cuenta la historia.
En día previo a su presentación en la Feria del Libro de Hermosillo, en un tiempo-espacio facilitado por el centro Altazor, comparte sus primeros recuerdos: espacios de la niñez habitados por situaciones de luz, posiciones de objetos, pero nunca personas; memorias de guerra, conflictos, lecturas profundas, su cuerpo perdido en los extremos de la religión y rescatado de ésta a partir del primer amor corporal.
Y así, verlo hoy anárquico y ateo, en el disfrute de una copa de vino y de un tabaco, verlo sonreír amplio es como presenciar una infancia que se autonombra por vez primera. Y es que él insiste: “Hay que volver a la infancia, al primer tú, hay algo ahí donde todos somos comunes, si hay poesía en este cuarto es porque no se ha ido la infancia”.
En el discurso de Mohsen Emadi, el origen, la primera ocasión que algo existe o es nombrado es invaluable porque se trata del momento anterior a por primera vez “vernos en el espejo de la dualidad que es la causa de tantos problemas”.
De ahí que su discurso a la vez que habla de fronteras y nacionalismos es un rechazo a éstos. La pérdida de la inocencia del mundo es lo que lo tiene lejos de su país, viviendo en otro que no es tan distinto.
Por eso que, además de poeta, sea traductor. Quizás a manera de superar las fronteras del lenguaje, de disolver los nacionalismos y los muros que intentan significar superioridad.
No encuentro en la feria del libro algún ejemplar de la obra de Mohsen: el único par de libros es el que trae en sus manos y que ha usado para su presentación en la mesa de poetas del mundo.  La editorial está al otro lado del océano. Parece que hoy no me toca superar las barreras del idioma.

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Qué historias contarán mis huesos? Sobre una charla de antropología física en Sonora

“O sea, ¿pero de qué vive un artista, pues?”

También publicado en Crónicasonora.com
Poco menos que una intrusa, me instalo en el estudio 3 del área de danza de la Licenciatura en Artes Escénicas, en la Universidad de Sonora. Me ha traído la curiosidad de ver cómo se forma un artista. Los alumnos del cuarto semestre que cursan Técnica de Danza Contemporánea están sobre la duela y yo en aquel espejo al otro lado del salón, anclada a una silla que me certifica como oyente. A pocos metros están los escenarios de formación de profesiones mejor posicionadas en el imaginario del éxito: los nutriólogos, los ingenieros, los mercadólogos. Y quizá en algún punto más lejano de esta ciudad-desierto alguien pregunta, como hace unas semanas una amiga a mí, “¿en qué trabaja un licenciado en artes?, O sea, ¿pero de qué vive un artista, pues?”

A mí que me lleva siempre la mente, me encanta ver a los chicos que son con el cuerpo. Con él exploran, con él operan y activan. La mente para producir imágenes que les ayuden a alcanzar las posturas deseadas…

La Pintada, Sonora

Hace varios cientos de años, cuando los españoles merodeaban lo que hoy es Sonora pero aún no ocurría la conquista, los antepasados de los Seris eligieron el cañón de La Pintada como lugar de refugio y aprovisionamiento. Sobre los muros rocosos tatuaron imágenes que hoy nos dan una noción de lo que fueron su cotidianeidad y su cosmovisión.La ocupación española arrancó a los indígenas de La Pintada para aglutinarlos en otras zonas de la entidad, pero las paredes naturales de esta reserva atesoran el espíritu de una de las últimas etnias que se resistieran al dominio extranjero.Ubicado 50 km al sur de Hermosillo, La Pintada es el sitio arqueológico más cercano a la capital y tal vez uno de los más importantes del noroeste, pero, curiosamente, el gobierno no ha aprovechado su gran potencial turístico-cultural.Por eso, a falta de una infraestructura adecuada para visitantes, quienes hemos tenido la fortuna de ir, hemos tenido que subir por un camino angosto y empinado, sortear ramas y aco…