Ir al contenido principal

Entradas

¿Qué historias contarán mis huesos? Sobre una charla de antropología física en Sonora

Entradas recientes

Una orquesta de guitarras y una lección de aplausos

Por Alejandra Meza Estas letras quieren ser aplausos para la Orquesta de Guitarras de Sonora (OGS), recién nacida agrupación de estudiantes de Música de la Universidad de Sonora que decidieron ganarle al tiempo para apostarle a la búsqueda del autoempleo y la autopromoción. Su debut fue la noche del miércoles 16 de marzo, en un teatro Emiliana de Zubeldía que no logró dar cabida a todos los interesados.
Para quienes no tenemos elementos para juzgar la música culta, la nota del concierto -nota en tanto materia noticiosa y no en su acepción musical- sería el tono didáctico que el evento adoptaría en persona de su director, Erick Ivan Quijada Becerra. Tras la primera explosión de aplausos, éste agradecería, y diría, con delicadeza y sencillez, que, a sabiendas de “dónde estamos”, uno de los propósitos de la Orquesta de Guitarras de Sonora era abonar a la formación de público en nuestra región y, en ese tenor, una de las primeras asignaturas consistiría en instruir sobre cuándo…

“O sea, ¿pero de qué vive un artista, pues?”

También publicado en Crónicasonora.com
Poco menos que una intrusa, me instalo en el estudio 3 del área de danza de la Licenciatura en Artes Escénicas, en la Universidad de Sonora. Me ha traído la curiosidad de ver cómo se forma un artista. Los alumnos del cuarto semestre que cursan Técnica de Danza Contemporánea están sobre la duela y yo en aquel espejo al otro lado del salón, anclada a una silla que me certifica como oyente. A pocos metros están los escenarios de formación de profesiones mejor posicionadas en el imaginario del éxito: los nutriólogos, los ingenieros, los mercadólogos. Y quizá en algún punto más lejano de esta ciudad-desierto alguien pregunta, como hace unas semanas una amiga a mí, “¿en qué trabaja un licenciado en artes?, O sea, ¿pero de qué vive un artista, pues?”

A mí que me lleva siempre la mente, me encanta ver a los chicos que son con el cuerpo. Con él exploran, con él operan y activan. La mente para producir imágenes que les ayuden a alcanzar las posturas deseadas…

De happenings e indigencia

También publicado en Crónica Sonora
Sin el afán de entrar en debates sobre lo que es locura y lo que es indigencia, diré que ambos estados ocupan un sitio importante en mi repertorio de obsesiones, específicamente si se presentan juntos en la misma persona. No sé cuándo inició pero sí que se acentuó durante mis tiempos reporteriles cuando la rutina informativa me dejaba la sensación de que entre más profundizaba en la ciudad más inasible me parecía, y sin embargo, veía tantos hombres y mujeres que aun visiblemente desprovistos de techo y de cordura proyectaban una especie de arraigo que en el fondo me parecía envidiable.
Esto lo recordé hace unos días, tras mi encuentro con un indigente justo donde la calle Reforma parte en dos a la Universidad de Sonora: Al pasar a mi lado, un hombre de rostro rojizo y cabello opaco, como si lo tuviera embarrado de aceite y polvo, se giró para patear una botella vacía de coca cola contra mi pie y seguir su camino en dirección opuesta a la que yo llevab…