Ir al contenido principal

Elena Poniatowska Amor, México y la educación

Foto: tomada de Mamborock.mx

En el discurso de Elena Poniatowska, doctora honoris causa por la Universidad de Sonora, se palpan su amor por México y su fe en la educación como cura de todos nuestros males, se observan las memorias que sobre estas tierras norteñas articulan los afectos que por ellas le transmitiera su marido, el finado astrónomo, Guillermo Haro.

Primera mujer en recibir esta distinción en los 72 años de historia de la Unison, la homenajeada ensalza la bravura como rasgo que ha hecho de Sonora cuna de importantes transformaciones para el país a la vez que un pueblo caracterizado por el pisoteo de sus propias etnias y el uso del agua para fines políticos, conflictos que convergen hoy en la figura del yaqui Mario Luna Romero, “injustamente encarcelado”.

A Elena Poniatowska Amor, Sonora le recuerda sus primeros años como reportera del periódico Novedades, donde tuvo como compañero al cuentista Edmundo Valadés, época en que conoció la voz “golpeada, como de sargento” de María Félix, y escuchó porqué Isela Vega prefería “andar en cueros” que con ropa. En su imaginario de Sonora también habita una excursión a Bahía de Kino donde comprobó la afición cervecera de los del desierto.

Pero sobre todo, Sonora es evocar las luchas de su marido el astrónomo -minero del cielo le llama- para constituir un observatorio en Cananea, municipio minero, muy a pesar de quienes cuestionaban la utilidad de estudiar el cielo cuando los problemas verdaderos estaban en la tierra.

“A la vuelta de 40 años puede decirse que los estudiosos que fueron a construir un observatorio a Cananea son héroes, porque los primeros años fueron muy duros: confrontaron heladas, la indiferencia, la pereza o la desesperanza, muchas veces los obstáculos parecieron casi invencibles; la lección que dio Haro a las futuras generaciones es la del amor al oficio, el amor a México. Haro repetía que tenemos que ensuciarnos las manos con el trabajo manual, y él fue el del pico y la pala”.

 “Nadie creyó tanto en la educación como Haro”, afirma y, en una especie de letanía, enumera los para qué necesitamos la educación: para los hijos, para el gran país que podemos ser y deberíamos ser, para salvarnos, para ocupar un sitio en el concierto de las naciones, para nuestras mujeres y nuestros niños, para que jamás suceda una tragedia como la de la guardería ABC, contra la corrupción, contra el mal gobierno, para mejorar las condiciones de trabajo, para conocer mejor a la Virgen de Guadalupe”.

“Ay, creo que ya me perdí, ‘pérenme’”, y una se pregunta si la candidez con que busca entre sus hojas es un recurso literario o un producto de despiste genuino. Pero ¿importan las formas cuando el fondo es promover desde el amor la educación como salvavidas de un país?

“Ahora que la violencia y la injusticia campean en nuestro país, la educación es cada vez más la única salida a nuestros males, y nuestro primer deber moral es con los jóvenes hoy sin oportunidades además de arteramente atacados, a ellos más que a nadie debemos ofrecerles un futuro”.


Al observar a Elena Poniatowska Amor sentada en el presídium, respingando la nariz cada que sonríe y, quizás, confeccionando artículos o cuentos a partir de lo que mira en la audiencia, una se pregunta si en el contexto actual quedan héroes dispuestos a hacer patria con la educación, una se pregunta qué es el amor patrio. Muchas dudas.  Y de pronto una quisiera por lo menos apellidarse Amor.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Oporto - Vila Real

Oporto nombre de vino y ciudad. El alcohol corre por las venas de quien lo bebe, y mis piernas por esta urbe que en portugués significa “puerto” pero no me deja zarpar. A qué sabrá el Oporto, es lo que menos pienso mientras subo y bajo calles empinadas de piedra en busca de la estación de autobuses. Tengo prisa, no miedo. Bien podría quedarme a vivir un año en este lugar de rostros afables. Hombres maduros y morenos detrás de gruesos bigotes negros se detienen cuando les pido ayuda para encontrar Rodonorte, me dicen “Primeira direita, segunda esquerda”, se esmeran en hacerse entender. Pero al quinto intento me rindo. Regreso mentalmente  a mi punto de partida, la estación del Metro y repaso las instrucciones en mi libreta, pero no logro dar con el lugar. Qué fácil sería todo si trajera un celular o cualquier otro dispositivo pero hace tiempo dejé de creer en los hubieras y si no encuentro la estación de autobuses deberé inventarme una porque se está haciendo tarde y alguien me espera.…

De paso por Granada

Granada es la encarnación del mundo árabe que hasta hoy solo habitaba mi mente. Minutos después del tren asciendo por los callejones cada vez más angostos del emblemático barrio del Albaicín entre fachadas que casi se besan y conforman túneles con caminos de piedra y techos de firmamento.
Qué pronto se esfuman los madrileños bares de tapas y cañas dejando su lugar a teterías y reposterías estilo marroquí. Poco tarda mi memoria olfativa en cambiar la esencia de tortilla española, bocadillo de calamar y jamón serrano por el olor a tés y almendras, pistacho, avellana y miel.
Comienzo a familiarizarme con el alfabeto árabe cuando en los comercios ocurre la competencia de precios y estilos en babuchas (esos zapatos que parecieran pantuflas), pantalones tipo “Aladino”, lámparas con diseños de rombos y juegos de vasos para el té. Siento la urgencia de llevarme una infusión de “Mil y una noches” y otra de “Noches de granada”. La ronda de compras concluye con un pergamino que tiene un poema en …

De blogs, mujer y empoderamiento en el Foro “Sonora Bloggers” 2015

Trastocar pautas culturales tan arraigadas como el sexismo y la xenofobia, aplacar el miedo en todas sus versiones, contar y compartir historias, fueron algunas coincidencias que emergieron del Foro “Sonora Bloggers” 2015, un evento que conjuntó a blogueras y usuarias de redes sociales tan variadas en intereses como en edades y campos profesionales.
En sus conferencias, la escritora María Antonieta Mendívil, y las periodistas feministas Elsa Lever y Silvia Núñez, exhortaron, respectivamente, a resquebrajar los marcos sociales tradicionales, empoderarse a través de las tecnologías de la comunicación y trabajar por mejorar la condición social de la mujer.
Mendívil analizó las características de los blogs en tanto diarios personales, medios periodísticos alternativos y canales para quienes quieren proyectar su identidad individual en el entorno global, aunque también advirtió:
“Debemos tener una respuesta coherente a este paradigma, no podemos comunicar de manera abierta al mundo nuestra i…