Ir al contenido principal

De fotos, papel, pixeles, recuerdos…

De un tiempo a acá, me intriga la evolución que ha tenido el sentido que le damos a la fotografía. De la magia de revelar, pasamos a la novedad de imprimir y luego a la urgencia de publicar. Como la vida es una sucesión de momentos y nuestra era es la digital, la premisa parece ser “si no lo publicas en la Red, haz de cuenta que no sucedió”.

Me da entre nostalgia y lástima que nuestras memorias no permanezcan como antes en el papel. Aquellas impresiones de 4 x 6 que se escapaban de los álbumes, que emergían de la última página leída de algún libro o que, tarde o temprano, terminaban en el bote de basura, retenían los recuerdos durante al menos un poco más de tiempo que nuestras fotos digitales de hoy, esas con las que parecemos querer comprobarle al mundo que sí vivimos.

¿Quién quiere ya compartir recuerdos en papel, lustre o mate, con poca gente, si en los escaparates virtuales las pueden ver miles de personas?

Ya nadie ejercita la memoria ni necesita de palabras para describir. Ya para explicar cómo es algo o recordar cómo es alguien, basta con sacar un dispositivo electrónico y mostrar su pantalla. Para contar cómo estuvo la fiesta, solo hay que ver el álbum de fotos público y sacar conclusiones.

Hoy le di a mi sobrina de 4 años un obsequio, con el que indirectamente, me ayudó a hacer un experimento. Quería ver qué hacía una nativa digital con una cámara de rollo entre sus manos. La miré asombrarse por la carencia de pantalla de cristal líquido. La observé cerrando el mismo ojo que ponía en la mirilla, auto boicoteándose, de manera involuntaria, la posibilidad de ver lo que había al otro lado de la cámara.

Mientras le explicaba la magia que se hacía adentro del objeto (“las imágenes que estás tomando, se están guardando en un rollito de papel que mañana un señor meterá a una máquina y convertirá en fotos”) regresé, como tantas veces, a esa inquietud sobre el futuro de la fotografía como objeto nuestro, social.

Pensé cosas feas sobre el futuro. Por ejemplo, imaginé nuestras casas con paredes fotografiantes atestiguando hacia el exterior cada momento vivido.

Ahora imagino el momento en que mi sobrina verá en papel las fotos que hizo y quisiera que encuentre al menos una que le signifique algo más allá de lo evidente, una que le guste tanto que quiera guardar bajo su almohada o entre las páginas de un libro, una que, aunque no la vean cientos de conocidos, sea para ella una foto muy muy especial.



Comentarios

Entradas populares de este blog

Oporto - Vila Real

Oporto nombre de vino y ciudad. El alcohol corre por las venas de quien lo bebe, y mis piernas por esta urbe que en portugués significa “puerto” pero no me deja zarpar. A qué sabrá el Oporto, es lo que menos pienso mientras subo y bajo calles empinadas de piedra en busca de la estación de autobuses. Tengo prisa, no miedo. Bien podría quedarme a vivir un año en este lugar de rostros afables. Hombres maduros y morenos detrás de gruesos bigotes negros se detienen cuando les pido ayuda para encontrar Rodonorte, me dicen “Primeira direita, segunda esquerda”, se esmeran en hacerse entender. Pero al quinto intento me rindo. Regreso mentalmente  a mi punto de partida, la estación del Metro y repaso las instrucciones en mi libreta, pero no logro dar con el lugar. Qué fácil sería todo si trajera un celular o cualquier otro dispositivo pero hace tiempo dejé de creer en los hubieras y si no encuentro la estación de autobuses deberé inventarme una porque se está haciendo tarde y alguien me espera.…

De paso por Granada

Granada es la encarnación del mundo árabe que hasta hoy solo habitaba mi mente. Minutos después del tren asciendo por los callejones cada vez más angostos del emblemático barrio del Albaicín entre fachadas que casi se besan y conforman túneles con caminos de piedra y techos de firmamento.
Qué pronto se esfuman los madrileños bares de tapas y cañas dejando su lugar a teterías y reposterías estilo marroquí. Poco tarda mi memoria olfativa en cambiar la esencia de tortilla española, bocadillo de calamar y jamón serrano por el olor a tés y almendras, pistacho, avellana y miel.
Comienzo a familiarizarme con el alfabeto árabe cuando en los comercios ocurre la competencia de precios y estilos en babuchas (esos zapatos que parecieran pantuflas), pantalones tipo “Aladino”, lámparas con diseños de rombos y juegos de vasos para el té. Siento la urgencia de llevarme una infusión de “Mil y una noches” y otra de “Noches de granada”. La ronda de compras concluye con un pergamino que tiene un poema en …

De blogs, mujer y empoderamiento en el Foro “Sonora Bloggers” 2015

Trastocar pautas culturales tan arraigadas como el sexismo y la xenofobia, aplacar el miedo en todas sus versiones, contar y compartir historias, fueron algunas coincidencias que emergieron del Foro “Sonora Bloggers” 2015, un evento que conjuntó a blogueras y usuarias de redes sociales tan variadas en intereses como en edades y campos profesionales.
En sus conferencias, la escritora María Antonieta Mendívil, y las periodistas feministas Elsa Lever y Silvia Núñez, exhortaron, respectivamente, a resquebrajar los marcos sociales tradicionales, empoderarse a través de las tecnologías de la comunicación y trabajar por mejorar la condición social de la mujer.
Mendívil analizó las características de los blogs en tanto diarios personales, medios periodísticos alternativos y canales para quienes quieren proyectar su identidad individual en el entorno global, aunque también advirtió:
“Debemos tener una respuesta coherente a este paradigma, no podemos comunicar de manera abierta al mundo nuestra i…