Ir al contenido principal

El Payaso y la ABC

Un payaso tuvo el mal gusto de hacer, en su show en vivo, un conjunto de chistes donde el tema fueron los niños víctimas del incendio de la guardería ABC. Pésimo!

Alguien sube a Internet un video sobre el evento y en cuestión de horas ya es el tema del momento en redes sociales. Ok. Eso es informar.

Leo en mi facebook comentarios dónde se insulta al comediante y se exhorta a "escupirlo". Alguien sube una imagen donde el sujeto, con su vestimenta de payaso, aparece atrás de una mira, como encañonado, y con la siguiente leyenda: "Platanito Show: En Sonora te esperamos". Qué vergüenza.

Discúlpenme, pero a mí no me dan ganas de dispararle a un fulano que no conozco porque tomó la desatinada decisión de usar como material de su repertorio cómico un tema doloroso para nuestra sociedad.

Tanta indignación en Facebook y ataques hacia el mentado payaso Platanito a quien, gracias, los "indignados" le están regalando tanta publicidad, me llamó la atención por lo siguiente. ¿Por qué es tan fácil escupirle críticas y decirle "aquí te esperamos con pistola en mano por burlarte a costa de nuestro dolor", a un tipo anónimo y lejano, en vez de exigir, diariamente, a las autoridades, que apliquen auténtica justicia en este caso?

Seguramente las autoridades correspondientes, tanto estatales como federales y los propietarios de la guardería, también están pendientes de lo que circula en internet. ¿Por qué no somos capaces de insultarlos también a ellos por sus responsabilidades y omisiones en la tragedia ABC?

Creo que la indignación es buena porque ayuda a actuar. Lo que no estoy de acuerdo ni lo estaré nunca es que la indignación nos mueva simplemente a insultar y juzgar a la gente. De no hacer algo constructivo, entre lo destructivo y nada, prefiero no hacer nada.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Oporto - Vila Real

Oporto nombre de vino y ciudad. El alcohol corre por las venas de quien lo bebe, y mis piernas por esta urbe que en portugués significa “puerto” pero no me deja zarpar. A qué sabrá el Oporto, es lo que menos pienso mientras subo y bajo calles empinadas de piedra en busca de la estación de autobuses. Tengo prisa, no miedo. Bien podría quedarme a vivir un año en este lugar de rostros afables. Hombres maduros y morenos detrás de gruesos bigotes negros se detienen cuando les pido ayuda para encontrar Rodonorte, me dicen “Primeira direita, segunda esquerda”, se esmeran en hacerse entender. Pero al quinto intento me rindo. Regreso mentalmente  a mi punto de partida, la estación del Metro y repaso las instrucciones en mi libreta, pero no logro dar con el lugar. Qué fácil sería todo si trajera un celular o cualquier otro dispositivo pero hace tiempo dejé de creer en los hubieras y si no encuentro la estación de autobuses deberé inventarme una porque se está haciendo tarde y alguien me espera.…

De paso por Granada

Granada es la encarnación del mundo árabe que hasta hoy solo habitaba mi mente. Minutos después del tren asciendo por los callejones cada vez más angostos del emblemático barrio del Albaicín entre fachadas que casi se besan y conforman túneles con caminos de piedra y techos de firmamento.
Qué pronto se esfuman los madrileños bares de tapas y cañas dejando su lugar a teterías y reposterías estilo marroquí. Poco tarda mi memoria olfativa en cambiar la esencia de tortilla española, bocadillo de calamar y jamón serrano por el olor a tés y almendras, pistacho, avellana y miel.
Comienzo a familiarizarme con el alfabeto árabe cuando en los comercios ocurre la competencia de precios y estilos en babuchas (esos zapatos que parecieran pantuflas), pantalones tipo “Aladino”, lámparas con diseños de rombos y juegos de vasos para el té. Siento la urgencia de llevarme una infusión de “Mil y una noches” y otra de “Noches de granada”. La ronda de compras concluye con un pergamino que tiene un poema en …

De blogs, mujer y empoderamiento en el Foro “Sonora Bloggers” 2015

Trastocar pautas culturales tan arraigadas como el sexismo y la xenofobia, aplacar el miedo en todas sus versiones, contar y compartir historias, fueron algunas coincidencias que emergieron del Foro “Sonora Bloggers” 2015, un evento que conjuntó a blogueras y usuarias de redes sociales tan variadas en intereses como en edades y campos profesionales.
En sus conferencias, la escritora María Antonieta Mendívil, y las periodistas feministas Elsa Lever y Silvia Núñez, exhortaron, respectivamente, a resquebrajar los marcos sociales tradicionales, empoderarse a través de las tecnologías de la comunicación y trabajar por mejorar la condición social de la mujer.
Mendívil analizó las características de los blogs en tanto diarios personales, medios periodísticos alternativos y canales para quienes quieren proyectar su identidad individual en el entorno global, aunque también advirtió:
“Debemos tener una respuesta coherente a este paradigma, no podemos comunicar de manera abierta al mundo nuestra i…