Ir al contenido principal

Una orquesta de guitarras y una lección de aplausos

Orquesta de Guitarras de Sonora (OGS) en su concierto debut. Foto: Alejandro Zabaleta


Por Alejandra Meza
 
Estas letras quieren ser aplausos para la Orquesta de Guitarras de Sonora (OGS), recién nacida agrupación de estudiantes de Música de la Universidad de Sonora que decidieron ganarle al tiempo para apostarle a la búsqueda del autoempleo y la autopromoción. Su debut fue la noche del miércoles 16 de marzo, en un teatro Emiliana de Zubeldía que no logró dar cabida a todos los interesados.

Para quienes no tenemos elementos para juzgar la música culta, la nota del concierto -nota en tanto materia noticiosa y no en su acepción musical- sería el tono didáctico que el evento adoptaría en persona de su director, Erick Ivan Quijada Becerra. Tras la primera explosión de aplausos, éste agradecería, y diría, con delicadeza y sencillez, que, a sabiendas de “dónde estamos”, uno de los propósitos de la Orquesta de Guitarras de Sonora era abonar a la formación de público en nuestra región y, en ese tenor, una de las primeras asignaturas consistiría en instruir sobre cuándo aplaudir y cuándo no.

Ya lo veía venir cuando, tras la ovación, la mujer a un lado mío emitiera un gemido acongojado, se cubriera el rostro y se hundiera en el asiento como diciendo trágame tierra, al tiempo que yo recordaba un artículo de René Córdova llamado “Ay, estos sonorenses que no dejan de aplaudir”, donde el autor señala el desconocimiento de los protocolos en eventos de música clásica.

De ahí la importancia, como explicó el director de la OGS, de tener a la mano el programa (de mano, vaya) para ver de cuántos movimientos se conforma cada obra y así, aplaudir al término de ésta, y no después de cada uno de aquéllos. En otras palabras, como me explicaría más tarde una amiga ilustrada en el tema, si el concierto fuera un libro, habría que aplaudir al final de cada capítulo y no de cada subcapítulo, de manera que no se interrumpa la historia contada por la obra o la concentración de los músicos. Palabras más, palabras menos.

Así fue que, según recuerdo y sin contar el llanto de un bebé que asistió al concierto acompañado de un par de adultos y el celular que no logró estarse quieto, el resto del programa transcurrió sin aplausos fuera de lugar.

Es cierto que las reglas de etiqueta no entran con calzador, pero también lo es que, sin pretensiones clasistas y de otros tipos, hay un gusto que puede (trans)formarse acorde a la historia y características de nuestro contexto, así que bienvenida la Orquesta de Guitarras de Sonora (OGS) que se ha propuesto contribuir a ello.

 También publicado en: Crónica Sonora

Comentarios

Entradas populares de este blog

Oporto - Vila Real

Oporto nombre de vino y ciudad. El alcohol corre por las venas de quien lo bebe, y mis piernas por esta urbe que en portugués significa “puerto” pero no me deja zarpar. A qué sabrá el Oporto, es lo que menos pienso mientras subo y bajo calles empinadas de piedra en busca de la estación de autobuses. Tengo prisa, no miedo. Bien podría quedarme a vivir un año en este lugar de rostros afables. Hombres maduros y morenos detrás de gruesos bigotes negros se detienen cuando les pido ayuda para encontrar Rodonorte, me dicen “Primeira direita, segunda esquerda”, se esmeran en hacerse entender. Pero al quinto intento me rindo. Regreso mentalmente  a mi punto de partida, la estación del Metro y repaso las instrucciones en mi libreta, pero no logro dar con el lugar. Qué fácil sería todo si trajera un celular o cualquier otro dispositivo pero hace tiempo dejé de creer en los hubieras y si no encuentro la estación de autobuses deberé inventarme una porque se está haciendo tarde y alguien me espera.…

De paso por Granada

Granada es la encarnación del mundo árabe que hasta hoy solo habitaba mi mente. Minutos después del tren asciendo por los callejones cada vez más angostos del emblemático barrio del Albaicín entre fachadas que casi se besan y conforman túneles con caminos de piedra y techos de firmamento.
Qué pronto se esfuman los madrileños bares de tapas y cañas dejando su lugar a teterías y reposterías estilo marroquí. Poco tarda mi memoria olfativa en cambiar la esencia de tortilla española, bocadillo de calamar y jamón serrano por el olor a tés y almendras, pistacho, avellana y miel.
Comienzo a familiarizarme con el alfabeto árabe cuando en los comercios ocurre la competencia de precios y estilos en babuchas (esos zapatos que parecieran pantuflas), pantalones tipo “Aladino”, lámparas con diseños de rombos y juegos de vasos para el té. Siento la urgencia de llevarme una infusión de “Mil y una noches” y otra de “Noches de granada”. La ronda de compras concluye con un pergamino que tiene un poema en …

De blogs, mujer y empoderamiento en el Foro “Sonora Bloggers” 2015

Trastocar pautas culturales tan arraigadas como el sexismo y la xenofobia, aplacar el miedo en todas sus versiones, contar y compartir historias, fueron algunas coincidencias que emergieron del Foro “Sonora Bloggers” 2015, un evento que conjuntó a blogueras y usuarias de redes sociales tan variadas en intereses como en edades y campos profesionales.
En sus conferencias, la escritora María Antonieta Mendívil, y las periodistas feministas Elsa Lever y Silvia Núñez, exhortaron, respectivamente, a resquebrajar los marcos sociales tradicionales, empoderarse a través de las tecnologías de la comunicación y trabajar por mejorar la condición social de la mujer.
Mendívil analizó las características de los blogs en tanto diarios personales, medios periodísticos alternativos y canales para quienes quieren proyectar su identidad individual en el entorno global, aunque también advirtió:
“Debemos tener una respuesta coherente a este paradigma, no podemos comunicar de manera abierta al mundo nuestra i…