Ir al contenido principal

Una orquesta de guitarras y una lección de aplausos

Orquesta de Guitarras de Sonora (OGS) en su concierto debut. Foto: Alejandro Zabaleta


Por Alejandra Meza
 
Estas letras quieren ser aplausos para la Orquesta de Guitarras de Sonora (OGS), recién nacida agrupación de estudiantes de Música de la Universidad de Sonora que decidieron ganarle al tiempo para apostarle a la búsqueda del autoempleo y la autopromoción. Su debut fue la noche del miércoles 16 de marzo, en un teatro Emiliana de Zubeldía que no logró dar cabida a todos los interesados.

Para quienes no tenemos elementos para juzgar la música culta, la nota del concierto -nota en tanto materia noticiosa y no en su acepción musical- sería el tono didáctico que el evento adoptaría en persona de su director, Erick Ivan Quijada Becerra. Tras la primera explosión de aplausos, éste agradecería, y diría, con delicadeza y sencillez, que, a sabiendas de “dónde estamos”, uno de los propósitos de la Orquesta de Guitarras de Sonora era abonar a la formación de público en nuestra región y, en ese tenor, una de las primeras asignaturas consistiría en instruir sobre cuándo aplaudir y cuándo no.

Ya lo veía venir cuando, tras la ovación, la mujer a un lado mío emitiera un gemido acongojado, se cubriera el rostro y se hundiera en el asiento como diciendo trágame tierra, al tiempo que yo recordaba un artículo de René Córdova llamado “Ay, estos sonorenses que no dejan de aplaudir”, donde el autor señala el desconocimiento de los protocolos en eventos de música clásica.

De ahí la importancia, como explicó el director de la OGS, de tener a la mano el programa (de mano, vaya) para ver de cuántos movimientos se conforma cada obra y así, aplaudir al término de ésta, y no después de cada uno de aquéllos. En otras palabras, como me explicaría más tarde una amiga ilustrada en el tema, si el concierto fuera un libro, habría que aplaudir al final de cada capítulo y no de cada subcapítulo, de manera que no se interrumpa la historia contada por la obra o la concentración de los músicos. Palabras más, palabras menos.

Así fue que, según recuerdo y sin contar el llanto de un bebé que asistió al concierto acompañado de un par de adultos y el celular que no logró estarse quieto, el resto del programa transcurrió sin aplausos fuera de lugar.

Es cierto que las reglas de etiqueta no entran con calzador, pero también lo es que, sin pretensiones clasistas y de otros tipos, hay un gusto que puede (trans)formarse acorde a la historia y características de nuestro contexto, así que bienvenida la Orquesta de Guitarras de Sonora (OGS) que se ha propuesto contribuir a ello.

 También publicado en: Crónica Sonora

Comentarios

Entradas populares de este blog

La Pintada, Sonora

Hace varios cientos de años, cuando los españoles merodeaban lo que hoy es Sonora pero aún no ocurría la conquista, los antepasados de los Seris eligieron el cañón de La Pintada como lugar de refugio y aprovisionamiento. Sobre los muros rocosos tatuaron imágenes que hoy nos dan una noción de lo que fueron su cotidianeidad y su cosmovisión.La ocupación española arrancó a los indígenas de La Pintada para aglutinarlos en otras zonas de la entidad, pero las paredes naturales de esta reserva atesoran el espíritu de una de las últimas etnias que se resistieran al dominio extranjero.Ubicado 50 km al sur de Hermosillo, La Pintada es el sitio arqueológico más cercano a la capital y tal vez uno de los más importantes del noroeste, pero, curiosamente, el gobierno no ha aprovechado su gran potencial turístico-cultural.Por eso, a falta de una infraestructura adecuada para visitantes, quienes hemos tenido la fortuna de ir, hemos tenido que subir por un camino angosto y empinado, sortear ramas y aco…

“O sea, ¿pero de qué vive un artista, pues?”

También publicado en Crónicasonora.com
Poco menos que una intrusa, me instalo en el estudio 3 del área de danza de la Licenciatura en Artes Escénicas, en la Universidad de Sonora. Me ha traído la curiosidad de ver cómo se forma un artista. Los alumnos del cuarto semestre que cursan Técnica de Danza Contemporánea están sobre la duela y yo en aquel espejo al otro lado del salón, anclada a una silla que me certifica como oyente. A pocos metros están los escenarios de formación de profesiones mejor posicionadas en el imaginario del éxito: los nutriólogos, los ingenieros, los mercadólogos. Y quizá en algún punto más lejano de esta ciudad-desierto alguien pregunta, como hace unas semanas una amiga a mí, “¿en qué trabaja un licenciado en artes?, O sea, ¿pero de qué vive un artista, pues?”

A mí que me lleva siempre la mente, me encanta ver a los chicos que son con el cuerpo. Con él exploran, con él operan y activan. La mente para producir imágenes que les ayuden a alcanzar las posturas deseadas…

Lo que los memes cuentan sobre la ciudad...

La ciudad como escenario pero también como propulsora de realidades locales y globales. El ethos o espíritu de ciudad como el resumen de las subjetividades y objetividades a partir de los cuales se construyen identidades y se impulsa el orgullo y el sentido de pertenencia. Facebook como terreno simbólico donde se disputa la hegemonía de los espíritus de ciudad, los memes como artefactos que permiten observar las creencias compartidas al respecto. Ésa es la ruta que traza Ana Gabriela Rodríguez Pérez en su trabajo Memes y Ethos de ciudad en Hermosillo: un acercamiento desde la teoría integral, presentado en modalidad ponencia hace unos días en el III Encuentro Internacional sobreComunicación,Fronteray Movimientos Emergentes, efectuado en la Universidad de Sonora.
Tú que estás leyendo esto, seguro sabes lo que es un meme de Internet porque posiblemente todos los días ves decenas de ellos. De acuerdo a Gaby, el meme de Internet es una unidad de información (concepto, creencia, idea) que s…