Ir al contenido principal

A "destrabar" la creatividad

Tuve la fortuna de que alguien me hiciera llegar un video de una conferencia de Ken Robinson, un británico, experto en temas de educación, creatividad e innovación.
La parte que me atrapó más fue respecto a la forma en que están estructurados los planes de estudio en las escuelas, donde en el top siempre están las matemáticas y las ciencias, y al final las humanidades y el arte (Hasta el deporte está antes).
Es decir, nos entregan como prioridad las materias en las que sólo hay una respuesta y una solución para cada cosa, donde no hay errores, sólo certezas. Pero dejan a lo último aquellas clases donde podemos dar rienda suelta a la creatividad de mil maneras.

Dice Robinson que si no estamos preparados para equivocarnos, nunca se nos ocurrirá nada original. El asunto y centro de mucho de su plática, es que al escolarizarnos perdemos gradualmente las nuevas ideas, las ocurrencias, las formas alternas de resolver las cosas, porque nos tatúan en la mente que sólo existe un camino, y eso hace que nos de miedo arriesgarnos a innovar.

Yo estoy cansada de escuchar/leer que "hemos avanzado en matemáticas", "nuestros resultados en español en educación básica mejoraron en el top nacional", y más noticias de ese tipo, que realmente no me dicen nada sobre la inteligencia de nuestro país.

Que México requiere una revolución educativa es una idea varias veces mencionada por periodistas, intelectuales, etcétera. Cuando Ricardo Rocha estuvo en Hermosillo a principios de noviembre de 2011, en una conferencia dentro de la Universidad de Sonora, dijo que más que el combate a la inseguridad, lo que el país necesita para crecer y mejorar es, entre otras cosas, una verdadera educación.

Entonces, si ya es sabido que se necesita una modificación en nuestra forma de ejercer la inteligencia. Que necesitamos ejercer nuestra inteligencia no sólo matemática-científica (porque no solo las maquilas hacen crecer a una sociedad), sino las emocional, física, creadora y demás, por qué no se toman cartas en el asunto? por qué no se ven cambios reales, sino sólo discursos?

Bueno, ahora que lo pienso, la respuesta es muy fácil: simple y sencillamente, porque a los círculos del poder les interesa formar gente obediente, que trabaje por certezas y respuestas únicas, no gente creativa e innovadora que pueda crecer más que ellos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Qué historias contarán mis huesos? Sobre una charla de antropología física en Sonora

“O sea, ¿pero de qué vive un artista, pues?”

También publicado en Crónicasonora.com
Poco menos que una intrusa, me instalo en el estudio 3 del área de danza de la Licenciatura en Artes Escénicas, en la Universidad de Sonora. Me ha traído la curiosidad de ver cómo se forma un artista. Los alumnos del cuarto semestre que cursan Técnica de Danza Contemporánea están sobre la duela y yo en aquel espejo al otro lado del salón, anclada a una silla que me certifica como oyente. A pocos metros están los escenarios de formación de profesiones mejor posicionadas en el imaginario del éxito: los nutriólogos, los ingenieros, los mercadólogos. Y quizá en algún punto más lejano de esta ciudad-desierto alguien pregunta, como hace unas semanas una amiga a mí, “¿en qué trabaja un licenciado en artes?, O sea, ¿pero de qué vive un artista, pues?”

A mí que me lleva siempre la mente, me encanta ver a los chicos que son con el cuerpo. Con él exploran, con él operan y activan. La mente para producir imágenes que les ayuden a alcanzar las posturas deseadas…

La Pintada, Sonora

Hace varios cientos de años, cuando los españoles merodeaban lo que hoy es Sonora pero aún no ocurría la conquista, los antepasados de los Seris eligieron el cañón de La Pintada como lugar de refugio y aprovisionamiento. Sobre los muros rocosos tatuaron imágenes que hoy nos dan una noción de lo que fueron su cotidianeidad y su cosmovisión.La ocupación española arrancó a los indígenas de La Pintada para aglutinarlos en otras zonas de la entidad, pero las paredes naturales de esta reserva atesoran el espíritu de una de las últimas etnias que se resistieran al dominio extranjero.Ubicado 50 km al sur de Hermosillo, La Pintada es el sitio arqueológico más cercano a la capital y tal vez uno de los más importantes del noroeste, pero, curiosamente, el gobierno no ha aprovechado su gran potencial turístico-cultural.Por eso, a falta de una infraestructura adecuada para visitantes, quienes hemos tenido la fortuna de ir, hemos tenido que subir por un camino angosto y empinado, sortear ramas y aco…